Artículos 13 Jul

¿Por qué le conviene usar marcadores sociales en su empresa?

1 Comentario

Como ya vimos en los posts anteriores, los servicios de social bookmarking le permiten al colectivo de usuarios seleccionar las mejores páginas mediante la mente de colmena o hive mind, y clasificarlas usando etiquetas o tags. El día de hoy, veremos cómo también las empresas pueden aprovechar estos servicios.

Ofrecer constantemente contenido de calidad es una excelente manera en que las empresas pueden participar en la web 2.0. Ello les permite crear otra relación con sus clientes, más allá de la publicidad, la venta o el servicio de atención. A pesar de los beneficios, muchas empresas no cuentan con un blog o un sitio web que actualicen regularmente. Pero eso no significa que deban quedarse fuera de las posibilidades que ofrece actualmente internet.

Un colorido equipoUno de los elementos clave en la web 2.0 es la colectividad, la certeza de que las interacciones sociales crean un valor que la actividad individual no puede alcanzar fácilmente por sí misma. De ahí que la gran mayoría de sus aplicaciones apunte a potenciar la colaboración. En este sentido, las empresas pueden usar los servicios de marcadores sociales para favorecer la participación y la cooperación entre sus empleados.

Búsquedas alternativas

Un primer uso tiene que ver con las búsquedas. Según aprendimos la semana pasada, los marcadores sociales se organizan según gentenomías o folksonomías, esquemas basados en los conjuntos de etiquetas asignadas por los usuarios. No está claro si los resultados que arroja una búsqueda en sitios de marcadores sociales son más precisos que los que entrega Google, por ejemplo. Pero sí es casi seguro que serán distintos, o al menos, estarán priorizados de otra manera, por lo que pueden entregar otro ángulo acerca del tema de consulta.

El lugar de los usuarios en la selección de los sitios marcados sugiere también que los resultados serían más valiosos que los que se obtienen en los buscadores, que se basan en la aplicación de algoritmos automatizados. Tanto individuos como empresas pueden usar este tipo de búsqueda para complementar la que realicen a través de buscadores tradicionales.

Investigación y base de datos

Un segundo uso es el de reunir y organizar páginas que sean de utilidad para la empresa. Si se están buscando restaurantes para llevar a potenciales clientes, por ejemplo, o proveedores de artículos de escritorio, los empleados pueden ayudar. Cada uno puede buscar, marcar y etiquetar páginas que respondan a las necesidades de la empresa, ya sean inmediatas o más bien generales. Así, todos pueden aportar para crear un núcleo de recursos compartidos, que son fáciles de recuperar a través de las etiquetas.

Pero no se trata sólo de las necesidades que presentan los distintos proyectos y áreas de la empresa. Según escribe Shamus McGillicuddy, los marcadores sociales también hace posible que los empleados interactúen entre sí de una manera diferente a como lo hacen en el día a día. Habitualmente, el contacto se limita a compañeros de equipo o de departamento, en relaciones que, cuando no son jerárquicas, por lo menos tienen roles claramente definidos.

Hallazgos sociales

Mirando las páginas que marcan sus colegas, un empleado de recursos humanos puede descubrir en uno del área de marketing un nuevo compañero para jugar tennis. O darse cuenta de que a los dos les interesan los sistemas económicos alternativos, lo que puede resultar en nuevos proyectos y un equipo de trabajo inesperado. Ya sea que los descubrimientos de cada empleado respecto de los demás -sin importar su lugar en el organigrama- tengan o no resultados concretos, el ambiente de trabajo general y la unidad de la empresa se verán beneficiados del conocimiento mutuo.

Los marcadores elegidos por cada empresa pueden hacerse públicos o mantenerse privados, como dijimos en el primer post. Así, la colaboración puede llevarse a cabo a nivel de industria o a nivel local. En cualquier caso, los marcadores sociales le facilitan a cualquier negocio el aprovechar al máximo la capacidad y los intereses de sus empleados, por lo que vale la pena incorporar y fomentar el social bookmarking como un hábito.

¿Por dónde empezar?

Si bien no es el proveedor más popular, Diigo ofrece un servicio más completo que su competencia. Igualmente gratuito que los demás, Diigo permite escribir notas tipo Post-It, destacar el contenido marcado y crear grupos para compartirlo, lo que facilita la organización de los bookmarks. Así, basta con que cada empleado se cree una cuenta, que formen uno o varios grupos, y pronto comenzarán a verse los frutos de la colaboración y la inteligencia colectiva.

En el próximo post, cerraremos el tema de los social bookmarks revisando cómo las empresas pueden valerse de ellos para potenciar su propio contenido.

Leave a Reply

Valid XHTML 1.0 Transitional Check PageRank